No hay comentarios todavía

“EL RETO DE LA INTEGRACIÓN SOCIAL. INICIATIVAS DE ÉXITO EN LA PREVENCIÓN DE LA EXCLUSIÓN”

El Club de Debates del Círculo de Economía destacó la urgencia en mejorar la coordinación entre las distintas administraciones y de profundizar en la colaboración público-privada.

El salón de actos del hotel Amistad de Murcia acogió ayer tarde un interesante debate sobre los principales retos que afrontan las organizaciones  del tercer sector para mejorar la inclusión social de las personas más vulnerables. Asistieron Marc Simón, subdirector general de la Fundación La Caixa; Rafael Pérez Cuadrado, director general de la Fundación Diagrama; Juan Antonio Balsalobre, coordinador de Protección Internacional de Cruz Roja; Teresa Lajarín, presidenta de ONCE y secretaria general de CERMI; Pedro López, coordinador autonómico de la Fundación CEPAIM; Juan Antonio Illán, secretario general de CARITAS y Diego Cruzado, presidente de la red europea de lucha contra la pobreza (EAPN)

Entre las coincidencias hay que destacar la preocupación unánime por la cifra de personas en situación de pobreza y riesgo de exclusión en la región, así como en la necesidad de mejorar la eficiencia en la administración de los limitados  recursos, aumentar la profesionalización en el sector y apostar por la innovación social. También se subrayó la importancia de realizar un mayor esfuerzo por territorializar las actuaciones, descendiendo a los contextos concretos y trabajando desde la base. Los términos más utilizados por los intervinientes fueron: sumar, colaborar, cooperar, compartir, dialogar y coordinar.

El representante de CEPAIM destacó “que son las administraciones quienes deben liderar las iniciativas. Nosotros (técnicos, entidades y ciudadanía) somos colaboradores. Teresa Lajarín subrayó la necesidad de defender los derechos sociales de las personas y la importancia de contar con ellas en el diseño de proyectos. “Nada sin las personas con discapacidad” Desde Cáritas, su secretario general apostó por “una reforma del sistema público de protección social para mejorar su calidad, su universalidad y su homogeneidad”. Propuso, también, continuar con el éxito de las empresas de inserción y movilizar a la sociedad civil para “crear espacios de esperanza”, mientras que Diego Cruzado insistió en que “hay que movilizar recursos y establecer alianzas entre el tercer sector con las administraciones y con las empresas”. Rafael Pérez Cuadrado coincidió con la necesidad de una mayor cooperación público-privada y resaltó  la importancia de que las administraciones desempeñen bien su papel. “Se puede mejorar la coordinación entre los distintos enfoques de las administraciones. Al menos en protección y tutela de menores”.

Juan Antonio Balsalobre destacó la eficacia que está teniendo sus alianzas estratégicas con más de 400 empresas para el logro de la integración laboral de solicitantes de protección internacional. “Trabajamos a la carta con las empresas que nos manifiestan su compromiso con la inserción”. Marc Simón, además de recordar la gran presencia de la Fundación La Caixa en numerosos programas y proyectos de la región (4ª ciudad en la que más se invierte en pobreza infantil, más de 700 personas en riesgo de exclusión han conseguido trabajo a través de programas de la obra social, y más de 13.000 participantes en programas para la tercera edad en la Región), hizo un llamamiento a la cooperación. “Hay que colaborar, no competir”, sumando recursos, mejorando la calidad y fomentando la innovación. Todo orientado “hacia un empoderamiento que logre revertir las situaciones”. Aunque reconoció su preocupación por las desigualdades que puede generar el sistema, lanzó un mensaje de optimismo al señalar que “hoy existe, al menos, mayor conciencia y mayor compromiso social” y para seguir aumentando ese compromiso indicó que “hay que apostar, ya no por el Estado del Bienestar, sino por la Sociedad del Bienestar”.

El Vicepresidente del Círculo de Economía, Javier Escolano recordó en la presentación del acto el compromiso de asumir las propuestas del debate y de contribuir a la difusión de estrategias de colaboración entre el tercer sector y el mundo directivo y empresarial. Diego García Esteller, en nombre de Caixabank, destacó la importancia del compromiso de su institución con la región. “La confianza de los miles de impositores es correspondida ampliamente a través de la Obra social”. Estuvieron presentes en el acto la concejala de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Murcia, Concepción Ruiz y el presidente del Consejo de la Transparencia de la región, José Molina. Entre el público se encontraban numerosos empresarios, directivos, profesionales y representantes de ONGs, así como profesorado y alumnado universitario. El acto fue moderado por el director del Club de Debates, Miguel López Bachero.

Publicar un comentario