FOTO QUIÉNES SOMOS

El Círculo de Economía nació por la iniciativa de un grupo de directivos y ejecutivos de la región de Murcia. Su propósito fue lograr definir, promover y defender un espacio propio para la función directiva, hasta entonces sin representación diferenciada entre las organizaciones patronales, defensoras de los intereses empresariales y las sindicales, especializadas en la defensa de los trabajadores.

Quienes están obligados a ejecutar las decisiones de sus Consejos de Administración dejaron de estar solos a partir de ese momento. La alta dirección de las empresas (tanto públicas, como privadas, o de economía social) tiene desde entonces en la región una asociación que se ocupa de defender y asesorar a quienes coinciden en su nivel de formación, intereses y desempeño de tareas y responsabilidades empresariales similares.

A lo largo de su trayectoria, las señas de identidad del Circulo de Economía se fueron perfilando y concretando, fruto de los debates internos, experiencias y tomas de decisión.

Uno de los primeros acuerdos fue adherirse a la Confederación de Ejecutivos y Directivos de España (CEDE), presidida por Isidro Fainé, organización que agrupa en torno a cien mil profesionales (ver: directivoscede.com)

Los criterios de admisión de nuevos socios quedaron claros desde el principio. Interesan los más cualificados directivos de las empresas más dinámicas, e innovadoras. No necesariamente de las de mayor tamaño, aunque en ocasiones, coincidan ambos criterios. Igualmente, se consolidó, desde el principio, la opción por la exigencia de calidad y unas estrechas y fluidas relaciones entre los asociados, antes que la preocupación por el número. Recientemente se decidió paralizar el acceso a la condición de asociado, durante al menos un año, a quienes participan en nuestras actividades hasta estar convencidos tanto de su verdadero interés, como del conocimiento de nuestras señas de identidad. Una de las más importantes, de carácter fundacional, es la preocupación por su autonomía, e independencia, lo cual ha conllevado el rechazo a cualquier fuente de ingreso que no provenga de las cuotas de sus socios, así como unas estrictas normas de permanencia en el Círculo incompatibles con el desempeño de cargos políticos. Nuestra institución ha sido, así mismo, de las primeras en incorporarse y promover en la región el Pacto por la Transparencia.

Aunque disponemos de la figura de “socios institucionales protectores” la incorporación habitual y mayoritaria al Círculo es mediante la figura de “socio individual”, compatible con la preocupación por contar con una presencia lo más amplia y plural de los distintos y más representativos sectores de actividad económica: agroalimentario, turístico, industrial…Esto nos garantiza el conocimiento profundo y directo de dichos sectores y nos permite, al mismo tiempo, poder defender con eficacia sus intereses, (en tanto que coincidan con los colectivos) en ámbitos parlamentarios, o administrativos.

No proponemos, ni priorizamos las relaciones de exclusividad entre nuestras empresas, pero fomentamos el conocimiento mutuo (por ejemplo, mediante frecuentes visitas colectivas organizadas a nuestras empresas), el intercambio de experiencias y las relaciones comerciales entre quienes manifiestan su interés en mantenerlas.

Hemos mantenido, desde hace años, la preocupación por articular y movilizar a la escasa e invertebrada sociedad civil de la región. En nuestra Junta Directiva, aunque están presentes a título individual, hay numerosos representantes de diversas asociaciones empresariales, colegios profesionales, así como de representantes de nuestra economía social.

Mantenemos, desde el principio una relación muy estrecha con el mundo universitario. Estamos particularmente comprometidos con la investigación y con la promoción de la innovación. Nos preocupa, de manera especial, la transferencia de conocimientos del ámbito universitario e investigador al empresarial. Hemos decidido no incorporar al Círculo como accionista directo en proyectos empresariales, pero sí hemos impulsado iniciativas para apoyar a Empresas de Base Tecnológicas a través de empresas de capital semilla en las que la mayor parte de los accionistas son miembros del Círculo.

Aunque nos sentido cómodos con un perfil bajo, en ocasiones, hemos decidido pronunciarnos públicamente. Nuestro “Manifiesto del Círculo” en octubre de 2012, y nuestro comunicado sobre “el futuro del sector agroalimentario “de mayo de 2013 (en colaboración con AMEFMUR y AGRUPAL) son dos ejemplos de nuestro compromiso con el desarrollo de la región.